La fábula de la serpiente y la luciérnaga

Cuenta la leyenda, que una vez, una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga; ésta huía rápido de la feroz depredadora, pero la serpiente no pensaba desistir.

Huyó un día y ella no desistía, dos días y nada.

Al tercer día, la Luciérnaga paró y fingiéndose exhausta, dijo a la serpiente:

✨ Espera, me rindo, pero antes de atraparme permíteme hacerte unas preguntas.

🐍 No acostumbro a responder preguntas de nadie, pero como te pienso devorar, puedes preguntarme.

✨ ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?

🐍 No.

✨ ¿Te hice algún mal?

🐍 No.

✨ Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo?

🐍 Porque no soporto verte brillar.

👉 En el mundo empresarial, a veces nos encontramos con situaciones similares. Personas que, sin motivo aparente, intentan desacreditar nuestros méritos y esfuerzos.

Mantén tu ánimo emprendedor, sigue brillando y alcanzando tus metas, aunque haya quien no lo valore. Porque al final del día, lo que importa es tu propio crecimiento y la huella positiva que dejas. ✨💼

¡Adelante! 💪